¿Cómo nace NWHR?

FÁBRICAS EN CAMBOYA

Hoy os queremos contar cómo empezó esta aventura llamada NOWHERE. Todo empezó en 2018, cuando yo, Yago, trabajaba para una empresa de comercio internacional en Madrid.

Me asignaron un proyecto en el que tenía que encontrar una fábrica en Camboya, que pudiese hacer una producción para una empresa de FAST FASHION (para los que no conocéis el concepto, en resumidas cuentas significa, comprar más ropa, de peor calidad, más barata y que durará menos, aprenderlo, hablaremos mucho de él por aquí). Después de la correspondiente investigación, contacto con proveedores y formación (ya que desconocía por completo esta industria) me fui para Camboya, concretamente a la capital, Phnom Penh.

Allí pasé las tres semanas más intensas de mi vida en las que visité casi 40 fábricas. Este es un resumen de mi experiencia:

-RÍOS DE COLORES. Cada día cambiaba de color en función de los tintes que usasen las fábricas, una locura.

-En la tintorería no usaban máscaras por lo que los trabajadores inhalaban todos los vapores tóxicos.

-Encontré varios TALLERES CLANDESTINOS que trabajaban para grandes firmas españolas, en la que estaba incluido mi cliente. Personas trabajando sin contrato a 40º y sin ventilador, yo apenas aguanté 10 minutos dentro. 

-En muchas fábricas que visité TRABAJABAN “ADOLESCENTES”, los propietarios justificaban que los camboyanos tienen muy buena piel, literal.

-El PLÁSTICO era más abundante que las plantas, estaba por todos lados. Perros, cerdos y vacas rebuscaban entre él en busca de comida.

Conocer la realidad de quién está detrás de las prendas que consumimos me hizo plantearme poner en marcha un proyecto donde la transparencia y la trazabilidad fuesen su base. Queremos aportar las máximas herramientas para que nuestros consumidores sepan qué están comprando, para que puedan hacer una compra meditada y consciente. 

Volvamos a ser críticos con las marcas, a hacernos preguntas y a dudar de todo.

PD: También encontramos fábricas donde las condiciones laborales parecían dignas. La pregunta es: ¿es justo pagar 5€ al día a tu trabajador?. 

¿De quién es la culpa, de las fábricas y/o de las multinacionales que exigen auditorías muy exhaustivas pero que después pagan 1,5€ por prenda?

Nos encantaría conocer vuestra opinión.

Leave a comment

Your email address will not be published.